Aplausos


Nada más alentador que un aplauso. Pero cuando se repiten por compromiso la vanidad de aquell@s que los reciben se convierte en un monstruo devastador.


María Gladys Estévez.

sábado, 14 de diciembre de 2013

Prosa para ella, 1910





No muchos años antes la pude ver sonriente y con un ensortijado
rebumbio en su cabeza, que después fue gris.
Charlestón,  inviernos de hambre, Charlestón,  veranos de hambre,
Era bajita , era valiente y su boca no hablaba de miedos, no hablaba de horas vacías.
Cortejada y aparente felicidad se apareó  y se fue feliz con muchos descendientes,
muchos de ellos tienen ahora su recuerdo, yo su nariz chata y respingona, y su carácter.

16 comentarios:

  1. Hola María, me ha encantado sobre todo la parte aquella de: "era bajita, era valiente y su boca no hablaba de miedos". Dicen que los grandes perfumes se guardan en frascos pequeños y que razon tiene el dicho castellano aquel porque asi sucede. Que tengas unas bonitas fiestas y por favor, no cambies nunca que lo haces realmente bien :)

    Besos,
    Francisco M.

    ResponderEliminar
  2. Bella imagen la que ofreces en este recuerdo de ese ser querido que aún está presente en el corazón de la protagonista.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. La mejor memoria que he leído, tras una prosa poética, sobre quien no solo nos parió, sino nos heredó algún trazo físico. UN abrazo. Carlos

    ResponderEliminar
  4. Bonitas palabras en homenaje a una parte de nuestro propio ser que nunca se irá, pues seguirá manifestándose por generaciones.
    Besitos amiga

    ResponderEliminar
  5. Nos quejamos de tiempos difíciles a veces sin reconocer los auténticos sacrificios de supervivencia de nuestros progenitores, todo recuerdo agradecido, es poco.

    ResponderEliminar
  6. Siguen con nosotros cada vez que los nombramos o recordamos.

    ResponderEliminar

Ballade pour Sophie

Ballade pour Sophie

Se habían despedido el mismo día en que se encontraron, solo que, ninguno de ellos lo sabría hasta pasado unos años, en que, l...