Aplausos


Nada más alentador que un aplauso. Pero cuando se repiten por compromiso la vanidad de aquell@s que los reciben se convierte en un monstruo devastador.


María Gladys Estévez.

sábado, 21 de diciembre de 2013

Ida y vuelta


Muy bien dijo aquel hombre, y sacando la boina al aire, el Señor Estévez quedó de acuerdo. El carromato llevaba algunas verduras recién apañadas y leche en algunos cántaros. Los largos bigotes danzaban al aire igual que las alas de algunos cuervos, que esperaban en los alambres para lanzarse y picotear todo lo que brillara. Los bigotes y el tricornio y la recia voz pedante, todo el tiempo detrás de la puerta de rejas consintiendo, sí o, no. El chiquillo mayor observa y de reojo mira y en silencio, sentado en lo alto, espera que  continúe el viaje, que por el camino empedrado y lleno de pisadas, de bueyes, llega al mercado de abasto. No ha pasado mucho tiempo desde la larga batalla y los barcos llegan poco a poco y de tarde en tarde, y la comida no es abundante. La señora Delgado amasa el poco trigo en polvo del gofio que dormía en la alacena y poco a poco el agua cae en el cuenco y sonríe porque al mediodía cuando el sol se encuentra muy alto iluminando de blanco cada esquina, ella, sabe que todas las bocas se reunirán alrededor.


18 comentarios:

  1. Bonita escena que parece estar rescatada de alguna ventana abierta.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Me gusta la imagen del sol del mediodía, es muy bonita. besos.

    ResponderEliminar
  3. María,tus letras son un remanso de paz,o mejor,tu eres la paz
    felices fiestas.que no os falten sonrisas
    un abrazo bien grande.

    ResponderEliminar
  4. ¡Hola! Acabamos de descubrir tu blog y te seguimos desde ahora. Ojalá que también te guste nuestro espacio :D
    ¡Un abrazo grande de parte de los tres!
    www.melodiasporescrito.com

    ResponderEliminar
  5. María, como siempre es un placer literario acercarse a tu espacio. Lamentablemente mis circunstancias han espaciados estas visitas que espero retomar con la magnanimidad del 2014. Como el título de tu relato así estoy, de ida y de vuelta.
    Mis mejores deseos, cercana isleña, para esta Navidad.
    Un afectuoso abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tus bellas palabras, Felicidad.
      Otro afectuoso abrazo para ti.

      Eliminar
  6. Las madres son capaces de convertirse en el centro de la familia; siempre me ha parecido algo conmovedor.

    Muchos besos.

    ResponderEliminar
  7. La alegría y satisfacción de sentirse un centro necesario.

    ResponderEliminar
  8. La comida reúne, y despoja el sielncio con el murmullo de los comensales, comentando sus penas o fracasos. Un abrazo. carlos

    ResponderEliminar

Ballade pour Sophie

Ballade pour Sophie

Se habían despedido el mismo día en que se encontraron, solo que, ninguno de ellos lo sabría hasta pasado unos años, en que, l...