Aplausos


Nada más alentador que un aplauso. Pero cuando se repiten por compromiso la vanidad de aquell@s que los reciben se convierte en un monstruo devastador.


María Gladys Estévez.

martes, 4 de junio de 2013

Desolación

Quise preservar mi corazón de un torrente de enfurecida lluvia. Me faltó valentía.

12 comentarios:

  1. No te preocupes, sobrevivirá, besos.

    ResponderEliminar
  2. Tal vez tendrías que disponer de un buen "paraguas" amiga Aniagua. Todo es posible cuando el amor es real.

    ResponderEliminar
  3. El corazón manda.
    La razón no tiene nada que hacer...

    Besos.

    ResponderEliminar
  4. Y esa lluvia daría tanto valor a tu corazón...

    , ya verás, valdrá más.

    Abrazo.

    ResponderEliminar
  5. Hay que intentar proteger al corazón de los torrentes que acaban en desolación. Sufre mucho.
    Besito

    ResponderEliminar
  6. Bienvenida esa lluvia desbordante, sin ella no hay poesía

    ResponderEliminar

Ballade pour Sophie

Ballade pour Sophie

Se habían despedido el mismo día en que se encontraron, solo que, ninguno de ellos lo sabría hasta pasado unos años, en que, l...