Aplausos


Nada más alentador que un aplauso. Pero cuando se repiten por compromiso la vanidad de aquell@s que los reciben se convierte en un monstruo devastador.


María Gladys Estévez.

miércoles, 25 de septiembre de 2013

Largo paseo

Caminar entre los laureles supuso ésta tarde un amoroso abrazo de miles de hojas, que cariñosamente secaron dos lágrimas furtivas, que recorrieron en un minuto dos mil días de mi vida.

16 comentarios:

  1. Si fue interesante, mereció la pena.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Caminaste en compañía..
    Pues las hojas secaron
    tus lágrimas al caer y
    sus hojas crujientes
    perfumadas con ese aroma
    especial
    te perfumaron mientras
    dejabas trozos de tristeza
    de tu vida.. todo pasa
    Un beso Aniagua..
    Linda noche..

    ResponderEliminar
  3. Pienso igual, creo que ese abrazo debió de ser enorme¡¡
    UN beso Grande y Enorme.

    ResponderEliminar
  4. Infinitas gracias querida y admirada poetisa por acariciar nuestra alma y emocionar nuestros sentimientos con la belleza que nos obsequias en letras. Miles de besinos de esta amiga con inmenso cariño.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Amiga qué lindo comentario ...
      Gracias y miles de besinos para ti también!

      Eliminar
  5. He venido por primera vez a su blog. Me gusta, tanto en su diseño como en lo que escribes. Me apunté como seguidor suyo y la invito a que venga a mi blog, se apunte de seguidora para quedar enlazados y seguirnos comunicando.

    ResponderEliminar
  6. Dos mil días en un instante, envueltos en dos gotas de agua salada. No es un microrrelato es una novela que nos gustaría leer.

    ResponderEliminar

Ballade pour Sophie

Ballade pour Sophie

Se habían despedido el mismo día en que se encontraron, solo que, ninguno de ellos lo sabría hasta pasado unos años, en que, l...