viernes, 21 de diciembre de 2012

viernes, 14 de diciembre de 2012

Late corazón

Dudó en el color de la bata, al final se decidió  por el azul con florecillas blancas.
Era la primera vez que entraba en un quirófano y su cuerpo temblaba de miedo, además de no poder soportar ese olor tan característico.
Sintió lástima al verla ahí en la camilla, inerte, son sus manitas atadas; su panza esperando el bisturí.
Unos minutos antes la había visto llena de vida; su piel brillaba y sus ojos saltones giraban los trescientos sesenta grados en su pequeña jaula.
Un tajo certero y pudo ver como su pequeño corazoncito seguía latiendo. Ese mismo año abandonó veterinaria.


sábado, 8 de diciembre de 2012

Cuando fuimos a la guerra

Ese día decidimos luchar contra el enemigo. Empuñamos las viejas escobas que apenas contaban con algunos penachos; un grito de guerra y nos adentramos en el peligroso bosque, donde miles de ojos nos acechaban.
Nunca supe quien ganó la batalla; a la mañana siguiente cuando desperté, mi madre aguardaba para darme una buena tunda. El abuelo había tenido un ataque de histeria, al ver como su huerto de maíz agonizaba con sus hermosos tallos muertos por el suelo.

miércoles, 21 de noviembre de 2012

Hoy


Lo abandono todo
Abandono el trabajo,
Abandono el coche,
Abandono mi fe,
Abandono mis risas,
Abandono mis lágrimas,
Abandono mi casa,
Y me abrazo a un árbol,
Y me quedo dormida.


viernes, 9 de noviembre de 2012

martes, 6 de noviembre de 2012

A veces pasan cosas..



Aconteció un día que había despertado en la caseta de mi perro. Quise ponerme en pie, pero incrédulo pude ver que tenia cuatro patas, y un pelo negro muy cargado en todo el cuerpo. Salí despavorido a la casa y subí las escaleras hacia la habitación, un aullido salio de mi, cuando vi a mi perro tumbado en la cama , con la apariencia de humano y canturreando contento, porque le habían ascendido a director general en la empresa

lunes, 5 de noviembre de 2012

Las manecillas enamoradas



Recorren el camino y esperan deseosas llegar a la hora en punto  para fundirse en un íntimo abrazo.

sábado, 3 de noviembre de 2012

Delicado otoño


 La calima lo envuelve todo y un torbellino de aire empuja la hojarasca, que se amontona debajo del sauce. De la chimenea emana un dulce aroma que se cuela por las naricillas de los críos, soliviantando sus juegos infantiles.
Hubiera sido una historia maravillosa, pero en el cuarto renglón las letras se escapan del folio; sólo queda la luz de un candil.






lunes, 29 de octubre de 2012

Cadencia



La música de un saxo acompaña el leve vaivén de sus caderas; el olor del dinero se mezcla con sus humedades.

martes, 23 de octubre de 2012

El puente


Había dejado todos los sueños y todos los días. Dos semanas después del otoño, un último amanecer y una luna a la  mitad; un armario lleno de ilusiones, tapiado.
Los dedos de los pies en avanzadilla, deslizándose.
La música del   río acompañaba el cuerpo frío y quieto.
Al día siguiente la noticia en los diarios relataba que  había sido encontrada entre las rocas. Oculta en un cobertor, nadie pudo ver la sonrisa en su cara.


viernes, 19 de octubre de 2012

lunes, 15 de octubre de 2012

Lágrimas negras


Las lenguas hablan temores y se cruzan miradas. Las calles se inundan de sangre y huele a muerte; retumban tambores y hay señales de humo en el cielo que dibujan cuerpos amontonados, sin latidos.
Los niños lloran la ausencia y quedan infecundas las madres, y la luna esconde los gritos de dolor cuando se posa la mano fría del terror.

Tierra maldita..

martes, 9 de octubre de 2012

El tendedero de sábanas

Dejó en el tendedero, caricias; los recuerdos; los besos que dio, y, un par de calcetines, esos que por las noches calentaban sus pies....

domingo, 30 de septiembre de 2012

jueves, 30 de agosto de 2012

lunes, 13 de agosto de 2012

La Esfera Cultural: Entre horas, en el parque

La Esfera Cultural: Entre horas, en el parque: Ú ltimamente me pica la nariz con cierta frecuencia. Hasta ahora no había sido consciente de ésta extraña sensación; las primeras veces, lo ...

lunes, 6 de agosto de 2012

Un final predecible

Morí el día que la tia Aurora limpió la estantería donde mi esbelta figura permanecía radiante.

lunes, 2 de julio de 2012

Tu olfato me delató

 Nos conocimos envueltos en tatuajes horteras. Cómo dolía  el condenado marinero en mi brazo tatuado. Dos horas de picoteo mordaz. Te resultó placentero aplicar tal tormento. Fuimos camaradas en  las madrugadas. Una noche tu olfato me delató, pues yo había cambiado de amigo.

sábado, 30 de junio de 2012

sábado, 9 de junio de 2012

sábado, 2 de junio de 2012

Las tardes

En la azotea tenía plantados preciosos geranios. Si sobraba algún espacio, menta y perejil.
La luz del sol por la ventana al mediodía, se reflejaba en el techo; me quedaba despierta contemplando el carrusel de luces recorriendo la habitación medio en penumbra.
Los martes y miércoles el pastor visitaba la casa, y la oración culminaba las tardes.
No hay día en que no recuerde   aquel entrañable hogar. Cierro los ojos y oro, mientras, vuelvo a cerrar la cajita donde conservo su sonrisa.


sábado, 26 de mayo de 2012

domingo, 13 de mayo de 2012

Juego amoroso

 En una danza amorosa los cirros toman la forma de los amantes.  Sus cuerpos nebulosos  retorcidos de placer, son llevados al antojo del viento. Llega el clímax; sus bocas devoran el espacio.

lunes, 23 de abril de 2012

Silencio

¿Eres tu?. Caminó a tientas, acariciando los objetos que a su paso encontraba. El silencio, como cada día

domingo, 25 de marzo de 2012

Sola

Un papel en blanco. Una habitación sin techo. Miles de estrellas arriba, en la magnitud. Ella, pálida, sentada al borde del abismo. Termina la escena y el folio sigue estando vacío.

sábado, 24 de marzo de 2012

La sirena

Hubo una vez una bella sirena que renunció al reino de los mares. No fue castigada, y su aleta desapareció inmediatamente.
Empezó a diseñar zapatos, fueron tantos y tan variados, que todos los niños del mundo llevaron un par de ellos.

martes, 20 de marzo de 2012

Queda camino por andar

Queda camino por andar, atrás quedan los recuerdos,
las hebras de mi vida, las estaciones.
Un arcoiris en la penumbra y risas al Sol,
Un anochecer y un amanecer, junto a un mar,
azul, sereno e ilusionado.
Queda camino por andar, unos niños, un arroró,
mariposas en mi estómago, aún, como cuando niña,
Hubo luces y sombras y quedan por venir.
Tu nombre , tu risa, tu boca, mi aliento.

jueves, 23 de febrero de 2012

Solomillo a la pimienta

Te cocinaré, de hoy no pasa. Te cocinaré a la pimienta. No tengo yo la culpa que te vendieras en el mercado. Mi dieta es macrobiótica, pero tú no tienes desperdicio, he caído en la tentación. Tus cuartos traseros son tentadores, y tu morrito, ha hecho que mis hormonas se vuelvan locas. Haces que me sienta en otra galaxia. Sabes a leña recién cortada, a mermelada de fresas, y usas el perfume que más me gusta. Sácate los tejanos, que la ropa humeada huele fatal. De hoy no pasa. Te cocinaré a la pimienta, tú serás mi Pepper steak

lunes, 13 de febrero de 2012

Te quiero, Chiquita




Me quedé mirándola a los ojos. Ella hizo lo mismo. Fue un momento maravilloso, un sentimiento que no había apreciado antes.

Me acerqué despacito a su oreja, y le dije: Te quiero, Chiquita. No pude evitar que unas lágrimas se me escaparan.

Ella no habla; pero de igual modo me correspondió. Su mirada profunda y un beso.

Qué certeza es pensar que no sólo los humanos podemos provocar el más bello sentimiento. Qué tierna experiencia hoy: mi Chiquita me ha dicho que también me quiere-.

martes, 7 de febrero de 2012

Cuando la noche quedó sin Luna

Llueve con fuerza, es medianoche, y está oscuro. Mi auto se detiene, probablemente le falte combustible.

Con fascinación, observo, como mi busto ha crecido enormemente y se desborda por falta de espacio. -Me gustan: son preciosos, juntitos y bien formateados, pensé-.

Estaba realmente exultante, deseosa, frívola. Por mis venas corría la sangre silbante, como un torrente salvaje y sin freno.

Un silencio había irrumpido; pero al instante, se escucha: Dancing in the dark, de Chet Baker.- No sé que pasa, dudo que sea mi mundo, quizás no es real, -me pregunto.

Decido salir al asfalto, una gélida brisa envuelve mi cuerpo. Alguien muerde con ahínco mi cuello desnudo. Por unos momentos pierdo la consciencia y cuando despierto, me encuentro de costado, en la parte trasera de mi coche. Ahora, además de mis voluptuosos pechos, poseo unos enormes colmillos blancos y relucientes. Desde entonces duermo de día, y despierto en la noche, llena de vitalidad.

sábado, 4 de febrero de 2012

Terciopelo negro

Cada noche, ella, toma su baño en un ceremonioso hacer. Una tina dispuesta y perfumada la espera a la misma hora. El líquido elemento que la ocupa es transparente como el cristal. Su cuerpo dispuesto, se refleja duplicando su esplendor. Extendido, envuelto en velo de cristal, pide ansioso la posesión carnal. Sus suaves manos abrazan la dulce textura, se deslizan buscando el placer del instinto. En el crepúsculo silencioso, la incandescente alcoba, es testigo fiel, de dos cuerpos hermosos que se comen a bocados. Fuera la brisa gélida, se mezcla con la humeante bocanada de la chimenea. Se arropa con fino paño de terciopelo negro y, la fémina se arrodilla en la alfombra turca de finos hilos dorados. Nadie la ha visitado, y, sin embargo cuando la oscuridad ejecuta la luz del sol, retoza acompañada

viernes, 27 de enero de 2012

En éste lado de mi otra vida

En éste lado de mi otra vida
En ésta orilla, mi otra mitad.
En éste lado de mi otra vida,
Puedo soñar, puedo sentir aún teniendo muerto el corazón
Puedo ver la otra cara, su otra mitad,
De mi camino al andar, de la música de mis pasos,
Puedo sentir el palpitar, aún teniendo muerto el corazón
En éste lado de mi otra vida
Un azul inmenso me abraza, abrazos de un rorcual
Que en su gigante andar, me mece en el mar.
En éste lado de mi otra vida
Puedo un poema escuchar, y en voz alta recitar,
Que vida hay más de una, y es la otra mitad.

miércoles, 25 de enero de 2012

La siega en Verano

De negrita que era parecía que procediera de otras tierras-Parece Chola, murmuraban los residentes. Su cuerpo flacucho se mostraba salpicado según en qué días, de unas molestas pupas que encontraban alivio gracias a los ungüentos que su madre con cariño, empapaba, y depositaba en su frágil figura, una noche si, otra no.

Carmen fue una niña algo tímida, y pocas veces sonreía. Su pelo negro como la pez, sus piececitos igual de negritos, y entre sus labios, perlas blancas parecían sus dientes; algo enjuta, por la escasez de alimentos de una larga posguerra.

En las tardes de verano se formaba un grupo de criaturas que correteaban de un lado a otro, como si supieran que las horas y los días de juegos infantiles terminarían, y con ellos sus inocentes miradas.

Dando voces se decían unos a otros- ¡la ciega, la ciega en la era!-Acudían en bandadas, como los pajarillos. Los campesinos dispuestos, comenzaban la trilla, tardes calurosas, y cantos de agradecimiento.

Uno a uno formaban una fila, todos querían girar y girar subidos en la plancha de madera que con ayuda de los bueyes, formaba diferentes círculos, triturando el trigo. –¡Yo quiero ser el trillique, yo quiero ser el trillique!, chillaban.

Carmen terminaba sentadita y sonriente, admirando como luego aventaban la paja, y veía caer el bálago, como una lluvia de estrellas brillantes.

De negrita que era parecía que procediera de otras tierras..

domingo, 1 de enero de 2012

El visillo verde

Pasaba la mayor parte del tiempo sola, hilando palabras. La oquedad de sus días, tras el visillo verde.

De los casos de la vida

Una rémora parecía, a cada paso que daba, la rémora seguía ahí, viviendo de ella, alimentándose de ella, de sus pertenencias, aho...