lunes, 24 de febrero de 2014

Aroma de domingo

Parece ignoto saber que la cafetera es la única que puede hacer un café aromático y con un sorbo, todo queda arreglado, toda esa calma en unos momentos; cuando antes de ello el jolgorio reverberaba en todos los ángulos de la cocina.Y aún más antes el pequeño yorsay  repartía a diestro y siniestro pequeños mordiscos en los tobillos de las señoras.¿Y qué se preguntará Maura?,Seguramente que es pronto para estar allí, porque hace poco una pulmonía la dejó mutilada, casi; pero la conversación no podía dejarse para el lunes o el martes, tendría que ser el domingo a la hora del café, a la  hora en que las caras medio dormidas se miraban unas a otras, buscando en  el interior de su cabezas alguna pista, algún camino que las llevara a esa cita tan importante...,
 Casi" in extremis" debía de ser, porque el reloj daba las once y  el corro ya estaba completo.Además de los vestidos nuevos de alguna de ellas, los zapatos de oferta de la temporada, algún sombrerillo adornado con cintas. El tema central era la importancia de que alguna en algún momento había faltado a la homilía y eso era imperdonable,  era un sacrilegio; sin embargo, la piel que cubría el cuello de Gusmi no habría sido más que una adquisición a última hora de las ofertas en los almacenes de la calle Benavides. Cada cual dijo la verdad o la mentira, cada cual se fue y las tazas esperarían hasta la próxima reunión de señoras elegantes y bien vestidas.

Se habre el telón

Se abre el telón El primer día te comen los nervios, si, si, te comen literalmente; y es que, cuando una se halla en el escenario...