sábado, 24 de marzo de 2012

La sirena

Hubo una vez una bella sirena que renunció al reino de los mares. No fue castigada, y su aleta desapareció inmediatamente.
Empezó a diseñar zapatos, fueron tantos y tan variados, que todos los niños del mundo llevaron un par de ellos.

Que se van yendo cosas y casas y calles.

Ya no se llevan calles estrechas, sin embargo, aún se pueden ver en cualquier ciudad del mundo. Las calles estrechas tienen magia,...