miércoles, 22 de enero de 2020

El reloj que no era de cuco






Eso dijo cuando unas horas antes de entrar en quirófano observó fijamente a la pared donde se hallaba un reloj.

Eso dijo apuntando con el dedo recto y firme y huesudo.

Con la bata rasgada. Debieron ser los ratones en el sótano que por falta de queso engulleron tejido.

Dijo con perversión que ese reloj era un Jesús al revés, dijo que le faltaba la ropa, y dijo que sangraba poco.

Dijo también que podía ser una miseria de humanos pegada a la pared.

Calló luego cuando ya le habían abierto el estómago por si podían salvar su vida.


sábado, 18 de enero de 2020

No te digo que si porque entonces te llevo en mi cabeza





Es imposible no decir la verdad

al decir que te nombro...

soñolienta y aburrida todas las madrugadas.


Ya no vienes porque no quiero

que lo hagas,

dejarme agotada inmensamente agotada 

Ahora si quiero...

miércoles, 15 de enero de 2020

Despacito



Se trata de buscar-te
en medio del desierto de arena que se desliza
por entre tus dedos, y los míos...


Se trata al salir el sol que sus rayos alcancen 
el clímax como tú y yo en la alfombra ocre...

Es principio y final de aquellas cartas que nunca llegaron

perfumadas del rocío de los dos nada más entrar en la cama. 

Calzarme las botas, salir ahí en medio de la tormenta

de arena y me hundiré irremediablemente sin peinar mis cabellos con tu nombre entre mis piernas...





miércoles, 8 de enero de 2020

Tengo alas cuando sueño



Es como entrar en órbita

ya no duermo ni estoy despierta,

Hay un umbral con los brotes del ayer,

me dirijo por curiosidad por ver si los puedo ver,

Es sorpresivo porque la carcajada se explaya,

más allá del universo que aún sigue creciendo.


La melaza de su boca me satisface 

y despierto repleta y eufórica...

martes, 8 de octubre de 2019

Retales y otras inquietudes



Más, hallé por azar aquella estela
de letras abotonadas de relatos e inquietudes,
que los tinteros parecen tener vida..,

Diría pues más que eso,
diría que llevan siglos pastando letras
versos trotando…
anclados en las hojas, en las paredes de cualquier muro
de graffiti escritas palabras y resonando por costumbre,
y aquel que se deje llevar a tragos como el buen vino,
apuesta los duros con tal de dejarse llevar,
apuesta hasta los sueños por querer parar un rato,
a contemplar un tintero y una pluma,
de inquietudes pespuntes en los folios…
Como una mosca se muere en la miel,
se quedó una naúfraga tallada de antaño.
Más no era sirena, no era Afrodita,
Era más bien un pasajero tiempo,
venido de otra época por si en algún instante,
fuese advertida por sus ojos al mirar,
por una palabra, quizás un verso perdido.
Más dijo: os juro si aún se escriban versos,
en esa otra vida hallaré el mismo camino
anclado al tiempo olvido,
por reencontrar
y yacer entre mariposas ,
en la esbeltez del trigo...

sábado, 5 de octubre de 2019

Una vez Fridonia








El general Teódulo se había auto proclamado jefe del estado. Atusando el bigote frente al espejo sonreía por el logro alcanzado. La soberbia se le atragantaba desde las entrañas hasta una sonrisa cínica y perversa. Mandó servir la cena: codornices guisadas con naranjas, cestas de hojaldre rellenas de paté de ganso , un buen vino mandado pedir expresamente desde las laderas vinicolas de Larnaca, coñac con solera y puros de la habana.
Luego vendría una de las sirvientas: una muchacha que no pasaba de los dieciocho años y haciendo un gesto de reverencia tuvo que aprobar los antojos de Teodulo, más por no quedar sin pan ni rancho, dado que algún dinero recibía de vez en cuando y que por esa causa sus padres y hermanos tendrían la suerte de calentar sus estómagos, que por tener que despojarse de la bata y el mandil, y dejar que la tomara como si fuese el postre. El general había sobrevivido a la guerra que había dejado a Fridonia en una ruina una hambruna sobrevino a la población: cartillas de racionamiento de alimentos, y lo peor la opresión por medidas políticas que cada día cambiaba a su antojo el general mientras jugaba a las cartas con sus camaradas. Se jugaba no su cuello, que hubiera estado acertado, se jugaba las cabezas de quienes habitaban el país. Si había que fusilar a alguien con la indolencia propia de un dictador, un sicario golpeaba con los nudillos en una puerta cualquiera y se llevaban al primer varón que estuviese dentro. Tan fácil como recorrer la calle hasta el peñasco para darle el disparo certero que reventaría los sesos y si el moribundo aún quedaba con algún hilo de vida se le remataba con otro disparo.
Se ha muerto de unas fiebres decía la viuda cuando los allegados preguntaban por él. Todos sabían, nadie decía nada, las palabras se quedaban dentro como una mala digestión. La rabia contenida y el miedo comulgaban a la par. El olor del muerto impregnado en la ropa que quedó en el hogar era lo único que la viuda tenía como consuelo, porque jamás supo de él y cada noche tenía que morderse los labios para que el chirrido de sus dientes de llanto no se escuchara en el silencio de las madrugadas por las milicias que rondaban después del toque de queda.

Un aire abrasador salía de los pulmones del general cada vez que pensaba, cada vez que se enteraba de que en el país en alguna casa o finca se reunieran los desertores de la opresión y el hambre, y para poder sosegarse pedía los favores de cualquier muchacha de la servidumbre: era de un gusto repugnante por parte del general andar a gatas alrededor de la alcoba y rebuznar con burla como venganza a los que proclamaran la libertad, mientras tanto la muchacha hierática y con frío esperaba los antojos de aquel hombre rechoncho de poca estatura que para aparentar la apariencia de un mandatario regio dejaba que el bigote se explayara encima de su boca como si lo hubiera mandado grabar a fuego, pero soñaba pesadillas a menudo habría los ojos los restregaba por si hubiera sido una alucinación se le hacia un cerco en la habitación cada vez más ancho de rostros pálidos, de cuerpos roídos de palos, de vómitos provocados por la tuberculosis, una amalgama de muertos desfilaban delante del general que ya casi no podía controlar sus sueños. No sabía cómo resolver esa situación que le descomponía los intestinos, y es que no es lo mismo ser general de Fridonia someter a un pueblo con latigazos de miedo, que enfrentarse a sus propios monstruos.

Aún hoy en día se debate en qué lugar poder dejar los restos del que fue el tirano.







viernes, 4 de octubre de 2019



Como la música de un piano a lo lejos de mis ojos,

se ve la mañana lenta-mente, discurrir...

Noy hay gorriones en aquel parque,

se han suicidado por el tedio la  basura del aire que respiraban.




Como todos los días hoy es un día más,

gris, con sol, con lluvia, frío, calor.



Es que estamos perdidos mi querido confidente.

El reloj que no era de cuco

Eso dijo cuando unas horas antes de entrar en quirófano observó fijamente a la pared donde se hallaba un reloj. Eso dijo apuntando co...