martes, 6 de noviembre de 2012

A veces pasan cosas..



Aconteció un día que había despertado en la caseta de mi perro. Quise ponerme en pie, pero incrédulo pude ver que tenia cuatro patas, y un pelo negro muy cargado en todo el cuerpo. Salí despavorido a la casa y subí las escaleras hacia la habitación, un aullido salio de mi, cuando vi a mi perro tumbado en la cama , con la apariencia de humano y canturreando contento, porque le habían ascendido a director general en la empresa

La travesía

Éramos unos cien muchachos los que emprendimos el viaje aquella mañana de julio, y aunque llegamos a salvo a puerto después de do...