viernes, 27 de enero de 2012

En éste lado de mi otra vida

En éste lado de mi otra vida
En ésta orilla, mi otra mitad.
En éste lado de mi otra vida,
Puedo soñar, puedo sentir aún teniendo muerto el corazón
Puedo ver la otra cara, su otra mitad,
De mi camino al andar, de la música de mis pasos,
Puedo sentir el palpitar, aún teniendo muerto el corazón
En éste lado de mi otra vida
Un azul inmenso me abraza, abrazos de un rorcual
Que en su gigante andar, me mece en el mar.
En éste lado de mi otra vida
Puedo un poema escuchar, y en voz alta recitar,
Que vida hay más de una, y es la otra mitad.

Que se van yendo cosas y casas y calles.

Ya no se llevan calles estrechas, sin embargo, aún se pueden ver en cualquier ciudad del mundo. Las calles estrechas tienen magia,...