lunes, 6 de agosto de 2012

Un final predecible

Morí el día que la tia Aurora limpió la estantería donde mi esbelta figura permanecía radiante.

Se habre el telón

Se abre el telón El primer día te comen los nervios, si, si, te comen literalmente; y es que, cuando una se halla en el escenario...