domingo, 25 de marzo de 2012

Sola

Un papel en blanco. Una habitación sin techo. Miles de estrellas arriba, en la magnitud. Ella, pálida, sentada al borde del abismo. Termina la escena y el folio sigue estando vacío.

Se habre el telón

Se abre el telón El primer día te comen los nervios, si, si, te comen literalmente; y es que, cuando una se halla en el escenario...