lunes, 5 de noviembre de 2012

Las manecillas enamoradas



Recorren el camino y esperan deseosas llegar a la hora en punto  para fundirse en un íntimo abrazo.

Ayer me soporté bien. Anduve en la madrugada, como cuando una se escapa del cuerpo mientras duerme. Me soporté toda la noche, sopor...