lunes, 26 de febrero de 2018

Tú eres


El violín resuena más alto que nunca. Se hace eco en todos los rincones, en cada bosque pintado de azul, en lo alto de los tejados, en aquel barco que ahora iza las velas, que parecen alas de ángeles… Llora, ríe, las cuerdas se afinan solas. Ahora un estruendo se oye, es una danza del diablo, o una danza de dios, o de  krishna
Qué hermoso verlo ahí con sus manos jóvenes y blancas, ante la ventana abierta, sin cerrojos, sin vidrios, si, !él es intrépido!, y apenas si se puede ver bien el recorrido de sus dedos en las cuerdas porque es veloz, tanto como un meteoro . Es el el David de Miguel Ángel Buonarroti. !Es perfecto! !Es hermoso! Es de los mundos de los dioses, es una leyenda viva, una perfecta combinación entre un hombre y un genio. Es un todo. Mayestático permanece como si se fusionara con la música que sale en jirones, trastabillando, queriendo escapar de lo rutinario, de lo absurdo, de un mundo que aburre: Ignorancia, torpeza. Una sociedad que no esculpe, !solo fustiga!
!Do. Re. Mi. Fa. Sol. La. Si. Do. Re.! Ahora más impetuoso, ahora más suave… Precisión, astucia, benevolencia, humildad, envuelven la estancia, es el sabor y el olor que impregna todo, como cuando las magnolias, las lilas, en un remoto jardín de dentro…
Perfecto, si! El mundo se ha iluminado! .


sábado, 24 de febrero de 2018

Sonata



Es indiscutible que el sol fue la causa por la cual se había despertado tan repentinamente, o quizás no. 

Una pesadilla alcanzó la hora de la madrugada y se deslizó por entre las sábanas de hilo y arrancó un sueño que prometía ser calmo, como el mar, cuando dormita plàcidamente bajo el cielo..

Lo probable sería que permaneciera en vigilia hasta el amanecer, dependiendo de cómo habría sido ese sueño perturbador. 

Tambièn pudo haber sido, la sensación de vacío que le produjo cuando se acabaron los besos, besos que recorrieron toda la piel. Besos dulces. El amor sin ser amor, puede ser igualmente hermoso.. la pasión o la atraccción es igualmente valorada, es como cuando una ventana se abre y una brisa entra sin permiso y recorre todo, hasta detrás de las orejas...

Sin embargo, nada de eso habría sucedido: Los rayos del sol. La pesadilla.Siquiera alcanzar la piel que se hallaba al otro lado. 

Pero quedó un amargor, un hueco inesperado...

 

viernes, 23 de febrero de 2018

Me hablo



No me gustan los olivos no me dicen nada..

Escucha niña viejita, que ayer fuiste mayor, 

quedate atenta al discurrir de esas hojas abatidas por el viento,

hablarán, hablarán, y tú escucharás, pero no ahora... 

cuando te llegue el momento de volver.

Los olivos son sangre de la tierra,

son el extremo de la vida, en el mismo borde filoso (donde tú te hallas)




miércoles, 7 de febrero de 2018

Hieres



Creo que nací desolada de todo, como si un todo fuese algo. Quizás no había llegado la hora en que pude ver la luz insensata, que a veces quema, mis ojos. Ellos fueron a la guerra y volvieron, eran jóvenes niños que lloraban por las noches frías de huesos helados y tempestades de obuses estallando sobre sus hombros.

¿Porqué no puedo pensar otra cosa, que no sea quien soy?. Tengo las manos atadas. No puedo retener lo que amo. Como si en verdad un absurdo maleficio se hubiera posado sobre mi cabeza. Un maleficio con ganas de arrebatar mis pensamientos. Lo que amo. 

Como si fuera una espectadora amordazada, que ríe y grita, y se carcajea. Pero despoblada de lo que amo.

Yo hubiera preferido ir a frente, como esos jóvenes, y así no tener que pensar más que en obuses, obuses...

Pero crecí, pero fui madre. Pero me queda saber la verdad. 

Se me clava un puñal, hoy, y otro día también... sangro abundantemente. Sin que nadie perciba eso.

No quiero parecer tan desproporcionada que soy ante todo. No puedo alejarme de mi pozo hambriento, porque la raíces no son lo suficientemente fuertes como para asirme y salir al trote. 

Es difícil eso, salir al deslumbrante lago. Y cubrir el rostro con un sombrero de tanta luz. 

Ella dijo: Ser señorita. Ser buena. 

Ellos dijeron: Está loca. 

Él dijo: Aquí te quiero una señora seria, una señora sin pájaros en la cabeza. 

Me he sentido undida en el barro. Tantas veces. Qué desolador es ver que me robaron los churretes en la cara, que me quitaron el columpio. Y las amigdalas, como si hubieran violado todo mi cuerpo.

Es verdaderamente escaso de inspiración cuando me despierto cada día y no me veo, porque el espejo me ha olvidado. Yo quería ser no más que un ser vivo sin riendas, y con mucho miedo, pero sin riendas.

Y si me paro a mirar, es un tiovivo, y aquel caballito era el mio, el azul. Es un recuerdo que no para de dar vueltas, como cuando en la hierba, mirando al cielo y cambiando el sentido y la orientación, con el leve movimiento de un cuerpo pequeño y feliz.  



 



martes, 6 de febrero de 2018




¿Cómo es posible que no me veas? Si cada día o, cada tarde,
se escucha tu nombre, desde mis labios, si, así es, y no es sueño...no es un sueño.
¿Cómo es posible que no me veas? Si el olor de tu camisa se ha quedado en la mía..
¿Cómo es posible que no me veas?¿ Ay amor, tan olvidado estás?
Tan olvidado de la sonoridad de nuestros besos.
Si cada gota de agua que cae en el jardín, parece una caricia tuya...Si eso es: Una tibia caricia.
Sigo aquí, como cada año, años luz. Soy inmortal, mejor dicho:
Tú has sido el asesino de no poder morirme.
¿Cómo es posible que no me veas? La invisibilidad no debería existir, no, cuando tanto se agrandó nuestro amor, y se alimentó de toda clase de palabras...
Cuando sabes de sobra que estoy dentro de ti. Horadando tu piel toda, tu río,
si, tu río, que se quedó conmigo...

Ensoñación

Un cúmulo de nubes se ha fugado dejando un desierto con retamas secas... El aliento de aquel fantasma en mi cara, a logrado que viv...