sábado, 31 de diciembre de 2011

Sueño despierta

Escucho la emocionaba música,tumbada en el suelo junto a la pequeña chimenea , que con alguna dificultad logré enceder. Escucho emocionada la música, y me pierdo despierta en un desierto de luces y de arena fina y soy libre. Escucho emocionada la música , la música que por fin oigo desde mi corazón. Hoy no me importaría tenerte y amarte toda la noche.

miércoles, 28 de diciembre de 2011

Irene

En la habitación un silencio sordo, en la cama postrada, ella, con su calidez. Entre sus pálidas manos lleva un rosario perlado que alguien unos minutos antes había confiado.
Unos suspiran, otros lloran y, la luz de los cirios en la blanca pared dibuja volubles siluetas angelicales. Fuera de la estancia, a través de la ventana vestida de tules negros, las ramas del olmo blanco, arremeten contra el ventanal, queriendo entrar en la alcoba, y arropar con sus hojas el cuerpo inerte de Irene.
Ella era la primavera, la mujer alegre que dejo mecer en brazos amorosos su cuerpo candente, vivo, tierno. Esa noche, esa misma tenebrosa hora, Irene exhaló su último aliento, el viento cesó, y un perfume a lirios inundo la estancia.
Había muerto la mujer y se incorporó el Ángel que sutilmente se alejó, y, allí quedaron los avenidos, rezando plegarias, sin saber que Irene se había convertido en lo más precioso, en el más bello y sereno ser.

martes, 27 de diciembre de 2011

Maldita guerra


En la madrugada de un año, de ésta historia, tocaron violentamente en un humilde hogar. Un grito desgarrado, una madre murió. Se llevaron un trozo de sus entrañas. Maldita guerra!!

viernes, 16 de diciembre de 2011

Manzanila con Anís

Una taza de manzanilla con anís todavía humeante. Fuera en la plaza caminó descalza largo rato.
Se acercó a la playa y el agua cristalina reflejó su silueta y su rostro.-Porqué no me vio si me tenía en sus brazos?, -Se preguntó para sus adentros-

sábado, 10 de diciembre de 2011

Al vaivén de un columpio

Ella era única. Su risa grotesca engullía todas las penas, sus maneras nada delicadas, y una cabellera poco cuidada. Ella vivió al vaivén de un columpio. Un espléndido sarcófago conserva su cuerpo donde se puede leer:

Laugh laugh laugh.

sábado, 3 de diciembre de 2011

Tristeza

Tiempo atrás solía reír como ríen los niños. Brillaba igual que las Pléyades con su azul cálido. El tiempo se hizo chiquito y las nubes siempre de color gris. Cada noche, guardaba su corazón en un pequeño cofre, el refugio de sus lágrimas, de su pasado. En su boca el amargo sabor de unas letras, de un poema que nunca fue para ella. Sus huesos se posaron un día, hace ya mil años.

Ayer me soporté bien. Anduve en la madrugada, como cuando una se escapa del cuerpo mientras duerme. Me soporté toda la noche, sopor...