domingo, 13 de mayo de 2012

Juego amoroso

 En una danza amorosa los cirros toman la forma de los amantes.  Sus cuerpos nebulosos  retorcidos de placer, son llevados al antojo del viento. Llega el clímax; sus bocas devoran el espacio.

Se habre el telón

Se abre el telón El primer día te comen los nervios, si, si, te comen literalmente; y es que, cuando una se halla en el escenario...