miércoles, 1 de agosto de 2012

Una siesta en el jardin

Por más de dos horas soñó con los besos que ansiaba

De los casos de la vida

Una rémora parecía, a cada paso que daba, la rémora seguía ahí, viviendo de ella, alimentándose de ella, de sus pertenencias, aho...