miércoles, 1 de agosto de 2012

Una siesta en el jardin

Por más de dos horas soñó con los besos que ansiaba

Hieres

Creo que nací desolada de todo, como si un todo fuese algo. Quizás no había llegado la hora en que pude ver la luz insensata, que a vec...