miércoles, 1 de agosto de 2012

Una siesta en el jardin

Por más de dos horas soñó con los besos que ansiaba

No quedan más que las sombras de los pájaros debajo del árbol, Con sus débiles alas desplegadas, con sus picos cerrados… No quedan ...