miércoles, 1 de agosto de 2012

Una siesta en el jardin

Por más de dos horas soñó con los besos que ansiaba

Se habre el telón

Se abre el telón El primer día te comen los nervios, si, si, te comen literalmente; y es que, cuando una se halla en el escenario...