viernes, 1 de noviembre de 2013

Lluvia

 Los lagos del patio crecieron durante la noche; una explosión de olas nacen en ese océano de agua cristalina y los mirlos sedientos beben, y una niña y una mujer chapotean cogidas de la mano. La niña ríe igual que la mujer, pero cuando llega la noche cada una accede a una puerta diferente, igual que sus sueños...

En todos lados cuecen habas

¿Pero qué me pregunta usted?, me dijo la anciana, con una cachimba enorme en una esquina de la boca, que al mismo tiempo chorreaba ba...