viernes, 15 de noviembre de 2013

Días al sol


Me tomó de la mano y caminamos unos metros hasta el árbol. El viejo nogal era el punto de reunión todas las tardes para la merienda; la mesita y las sillas en círculo, y, el té humeante, se complementaba con las pastas. Amandita, su muñeca, relucía; le había cambiado el vestido y peinado sus rizos de oro. Estaba tan feliz esa tarde que dejé que comiera los dulces a su antojo, aún a sabiendas que me llevaría una regañina por ello.
A la hora de dormir nos escapábamos a la buhardilla; releía su poemario, mientras ella comía el chocolate vienés que yo había echado en la mochila antes del viaje.
Sus menudos ojos verdes brillaban igual que la estela de un lucero y reía estrepitosamente cuando el balancín se movía al ritmo de mis manos: Otra vez, repetía- Y aquellos simpáticos churretes en su cara de niña me hacían sonreír y el caballito de madera pareciera que volara. Caía rendida en mi regazo. Compartimos habitación durante las dos semanas que me asignaron como voluntaria. Lloré cuando nos despedimos. Recorrí lentamente los surcos de sus manos, llevándome un pedacito de su vida, de su pasado. Giré la cabeza una última vez; la vi ya de espaldas entrando en la casa, Amandita me miraba, triste.

En todos lados cuecen habas

¿Pero qué me pregunta usted?, me dijo la anciana, con una cachimba enorme en una esquina de la boca, que al mismo tiempo chorreaba ba...