viernes, 22 de noviembre de 2013

Lazos

Lloro sobre mis hombros por todos los momentos que se han ido y a veces sonrío porque su sabor se ha quedado en las dos esquinas de mis labios.

De los casos de la vida

Una rémora parecía, a cada paso que daba, la rémora seguía ahí, viviendo de ella, alimentándose de ella, de sus pertenencias, aho...