martes, 1 de abril de 2014

Quizás hubo un tiempo

Pensó que si aquellos geranios de color naranja se hubieran arremolinado en el patio; si una fuente por muy pequeña que pareciera hubiera estado allí también, y sus destellos de luz y sus chispas de agua convertidas en perlas, dispersadas por todo el lugar, hubieran sido la felicidad de la casa, se habría encargado ella misma de alquilar un remolque inmenso donde cupieran todas esas cosas y llevarlas allí. Entonces todos los que habitaron la casa por aquellos años  les hubiera crecido una sonrisa, desde que la luz irrumpiera por todas las ventanas, hasta que esa misma luz se hubiese retirado entre las picudas rocas o, por el hermoso horizonte. Se dijo: Aunque el patio se hubiera vestido de gala, nada podría brillar, cuando el silencio lo aborda todo, todo..., Entonces es igual que presenciar un bombardeo sobre una ciudad y después llorar al verla en ruinas...,


Hay una vacante

Le atrajo mucho el anuncio, y es que con estos tiempos que corren el mejor de los regalos a mi entender, es tener un empleo. Tomó...