domingo, 13 de abril de 2014

Igual que un río

Podría ser el precioso encaje blanco; podría ser el comienzo de un hermoso poema. Entre ayer y hoy se mezclan esas luces brillantes y como los niños en el patio de flores, alrededor de la fuente, giran y giran igual que pequeños molinillos de viento que, cuando la brisa llega se puede ver una gran sonrisa en ellos. Podría ser hoy domingo. Podría. Tener algo entre los dedos, algo que gire y gire entre ellos y sus volutas de felicidad se eleven tan alto que ni el cernícalo pueda alcanzar a avistar. Por eso cuando algo se puede sentir o tener entre los dedos es algo por lo que se ha vivido y obtenido algo maravilloso, algo que se pueda contar...,

De los casos de la vida

Una rémora parecía, a cada paso que daba, la rémora seguía ahí, viviendo de ella, alimentándose de ella, de sus pertenencias, aho...