sábado, 19 de abril de 2014

No han de ser perlas cultivadas


A veces ahoga vivir. No hace falta que una ciudad permanezca bombardeada; o que casi todo el mundo haga su vida; o que los parques se llenen de risas. Cada momento, cada hora, puede ser un infierno, si no se halla ese lugar donde pararse y pensar y vanagloriarse de lo que en verdad querríamos permanecer envueltos...,

En todos lados cuecen habas

¿Pero qué me pregunta usted?, me dijo la anciana, con una cachimba enorme en una esquina de la boca, que al mismo tiempo chorreaba ba...