sábado, 19 de abril de 2014

No han de ser perlas cultivadas


A veces ahoga vivir. No hace falta que una ciudad permanezca bombardeada; o que casi todo el mundo haga su vida; o que los parques se llenen de risas. Cada momento, cada hora, puede ser un infierno, si no se halla ese lugar donde pararse y pensar y vanagloriarse de lo que en verdad querríamos permanecer envueltos...,

Hieres

Creo que nací desolada de todo, como si un todo fuese algo. Quizás no había llegado la hora en que pude ver la luz insensata, que a vec...