sábado, 8 de febrero de 2014

Tal vez un sueño

Lleva horas observando la lluvia  y le gusta como se derrama por los cristales, quizás, buscando entrar y anegar toda la habitación y también a ella. El dolor aumenta y los ojos se vuelven pequeños; enrojecidos; soñolientos. El olor de los desayunos entra por debajo de la puerta.  Tostadas con mermelada amarga; café de Alepo recién hecho; un barquillo de crema. Recoge su pelo con la pinza verde de brillantes; regalo en herencia de la bisabuela, además del cofre y el cobertor negro con bordado.El médico había estado con ella unos minutos antes: >>Me alegro mucho, porque las cicatrices de ambas muñecas sanan bien>>. Se quedó todo el día detrás de las cristaleras desando ahora, que ese río entrase y ahogara todo.

Hace tanto que voy muriendo..  En cada suspiro... muero.. En un nuevo día.. muero.. Muero cuando río, cuando lloro.. Hace tanto, tanto qu...