miércoles, 2 de octubre de 2013

Invocación



Sonrió ante el espejo. Se veía bonita, su pelo recién lavado, y una nariz respingona. Veinte pecas  adornaban su cara igual que unos topitos bordados en fieltro. Llevaba puesta una camisa tres tallas más grandes  cubriéndoles los dedos de las manos, un vaquero roído y unas bambas azules. Volvió a sonreír, ésta vez atusando la larga melena negra; alzándola para recoger en un moño la mitad, la otra, caería en cascada hacia el lado izquierdo del cuello. Había aceptado el reto en el instituto el día anterior:   Bloody Mary,  Bloody Mary,  Bloody Mary, Bloody Mary,  Bloody Mary. El cristal estalló en mil pedazos diseminando por toda la habitación los topitos.




Con éste texto participo en el III  certamen de relato corto del blog: Esta noche te cuento
http://estanochetecuento.blogspot.com.es/

No llueve

¿Porqué me contestas con esa mirada tuya, tan seria? Yo no sé de esos ojos que parecen palabras espurias, no sé de gritos en mitad de la...