viernes, 12 de diciembre de 2014

Dejarse ir al pié del abismo ,desplegar alas y aprovechar la corriente cálida, sería semejante a un suicidio voluntario, pero con la diferencia de poder sentir todos y cada uno de los latidos del corazón durante el viaje; saber que uno, está vivo...,

Izac García

Izac García frente al mar, pensaba que las olas eran como colas de caballo: olas rubias, olas negras, olas pelirrojas... De modo que tod...