domingo, 29 de diciembre de 2013

Dulces con piñones

Silencio, silencio... se escucha el aleteo de las pequeñas alas de la mariposa, silencio, silencio...ahora más fuerte, ahora más sublime. Un piano se escucha al fondo, con sus versos, con sus recuerdos. Tejen las arañas sus bellas ropas, tejen los sueños, aquellas voces en el parque; disculpe señora.. ¿Qué hora tiene? Es la hora de las seis de la tarde , le dice. Desde fuera se ve la casa con música con sus versos y con sus recuerdos. Tejen, tejen los sueños , aquellas voces en el parque...

En todos lados cuecen habas

¿Pero qué me pregunta usted?, me dijo la anciana, con una cachimba enorme en una esquina de la boca, que al mismo tiempo chorreaba ba...