domingo, 18 de mayo de 2014

Fragmento



"La bocinas de los coches; las callejuelas repletas de pasos; las cafeterías con multitudes de voces; las plazas repletas de abanicos, de soda fresca en las mesitas. Las señoras parloteando; los señores asintiendo debajo de la sombra del toldo. Los buques atracando y resonando...Sin embargo, en ese preciso momento uno puede perder el oído y sobrecogerse, uno puede fenecer debajo de todo ello...,"

Día de Sábado de 1845.

De los casos de la vida

Una rémora parecía, a cada paso que daba, la rémora seguía ahí, viviendo de ella, alimentándose de ella, de sus pertenencias, aho...