domingo, 18 de mayo de 2014

Fragmento



"La bocinas de los coches; las callejuelas repletas de pasos; las cafeterías con multitudes de voces; las plazas repletas de abanicos, de soda fresca en las mesitas. Las señoras parloteando; los señores asintiendo debajo de la sombra del toldo. Los buques atracando y resonando...Sin embargo, en ese preciso momento uno puede perder el oído y sobrecogerse, uno puede fenecer debajo de todo ello...,"

Día de Sábado de 1845.

En todos lados cuecen habas

¿Pero qué me pregunta usted?, me dijo la anciana, con una cachimba enorme en una esquina de la boca, que al mismo tiempo chorreaba ba...