martes, 14 de enero de 2014

Teje la vida

 El  acontecer cotidiano  permanece inmortal detrás de cada vida, de cada rincón de un hogar, nada se diluye y discurren los días igual que un caudaloso río que  muere en el mar, para volver a empezar un nuevo ciclo.

Que se van yendo cosas y casas y calles.

Ya no se llevan calles estrechas, sin embargo, aún se pueden ver en cualquier ciudad del mundo. Las calles estrechas tienen magia,...