viernes, 3 de enero de 2014

Las ondas del mar por las tardes

Aquel lago tenía dentro pececillos de colores y algunos sapos con ojos redondos y saltones ; las tardes tenían ese peculiar olor a jengibre y caldo verde y pan recién horneado, yo, ensimismada, contemplaba la poza, de puntillas, y las olas iban y venían y los sapos saltaban entre las pequeñas ramas, que, amerizaban, cuando la brisa soplaba desprendiéndolas del viejo nogal. Debí dormir un rato debajo de la pared de piedra que contenía el mar aquel, luego soñé que navegaba con un bar quito chico y recorría aquel mundo de fluidos y de transeúntes.

En todos lados cuecen habas

¿Pero qué me pregunta usted?, me dijo la anciana, con una cachimba enorme en una esquina de la boca, que al mismo tiempo chorreaba ba...