sábado, 29 de agosto de 2015

Llevo cien años borracha de mundo; ahora que me acuerdo, una vez me dijo una niña que estaba justo a mi lado, que porqué la manía de querer empacar tan pronto, me quedé pensando mucho, la verdad, y también le hice caso.

Que se van yendo cosas y casas y calles.

Ya no se llevan calles estrechas, sin embargo, aún se pueden ver en cualquier ciudad del mundo. Las calles estrechas tienen magia,...