sábado, 22 de agosto de 2015

Es verano y vienes.


Aún en mi miedo vienes, tú entre mí, como los locos que no llevan mordaza alguna tapando los labios, tú y yo en un vertedero de antojos y caprichos, sin sopesar algún inconveniente, así en verdad se es libre, pese a ese miedo que es infundado en nuestra mente. Sospecho pues que es un sueño, pero parece real y en mi empeño es tan real, como entre tú y yo, como esos locos benditos lamiendo heridas...

De los casos de la vida

Una rémora parecía, a cada paso que daba, la rémora seguía ahí, viviendo de ella, alimentándose de ella, de sus pertenencias, aho...