lunes, 2 de febrero de 2015



La vida nos proporciona todo aquello que deseamos y todo es dado, nada se es negado; cada tiempo que transcurre es más hermoso que el anterior, porque es la propia vida que se renueva. Es una estela muy luminosa, es una señora amable, sincera, que apuesta siempre por un nuevo amanecer, aún en días grises y aún en días de derrota; entonces cada cual ha de escoger, igual que un día de mercado en cualquier puesto...

María Gladys Estévez.

En todos lados cuecen habas

¿Pero qué me pregunta usted?, me dijo la anciana, con una cachimba enorme en una esquina de la boca, que al mismo tiempo chorreaba ba...