sábado, 8 de junio de 2013

Suave, suave


Maravilloso momento cuando afinas y tensas con tus manos de pianista. Entonces las sonatas se escapan de dentro, donde habito.

De los casos de la vida

Una rémora parecía, a cada paso que daba, la rémora seguía ahí, viviendo de ella, alimentándose de ella, de sus pertenencias, aho...