martes, 25 de junio de 2013

Piel



Descansa sobre la blanca sábana la  mano, y entre sus pliegues  la mía duerme plácida.

De los casos de la vida

Una rémora parecía, a cada paso que daba, la rémora seguía ahí, viviendo de ella, alimentándose de ella, de sus pertenencias, aho...