lunes, 15 de septiembre de 2014

Celos





"Recelosa, ofuscada, realmente así se mostró, cuando les vio charlando animadamente; realmente nada habría de preocuparle, nada habría de dañar su corazón. Sin embargo, sintió que una púa se le había clavado en el pecho."

Porque fue un dieciocho de agosto, de 1936 que le mataron el corazón a un poeta grande, Federico García Lorca. Hoy yo quiero fingir que...