lunes, 4 de marzo de 2013

Esos aires ésta noche


Ese remolino de viento  desata sus dedos y
se cuela,  se adentra  en medio de mis silencios,
justo en el momento que me disponía llamar a los muertos,
que hace tiempo han masticado la vida, la misma que continúo.
Ese remolino inquieto que atrevido susurra a mi lado  los mimos de los amantes,
los besos de labio a labio,
 y se me escapa entonces una lágrima igual que la de la noche anterior.
Ese remolino ahora más fuerte con un silbido agudo cerca de mis oídos,
deja el almizcle untuoso que trae desde lejos, cuando la corriente empuja.
 Esos aires,
los mismos que desvelan mis horas ésta noche..



¿Quién salva a los poetas?, a las personas que quieren dejar letras en cualquier rincón, en un folio, en una pared, en el tronco de...