Seguidores

miércoles, 27 de marzo de 2013

Érase una vez dos besos

Una  mañana de invierno, dos besos caminaban de la mano heladitos de frío; pasaron unas horas, y, quedaron como carámbanos de fresa.



De los placeres

Sentirse abrazada con un cruce de miradas, resplandece el sol. Supura el deseo… Jazmines en los tobillos, el velo se despr...