miércoles, 27 de marzo de 2013

Érase una vez dos besos

Una  mañana de invierno, dos besos caminaban de la mano heladitos de frío; pasaron unas horas, y, quedaron como carámbanos de fresa.



No llueve

¿Porqué me contestas con esa mirada tuya, tan seria? Yo no sé de esos ojos que parecen palabras espurias, no sé de gritos en mitad de la...