jueves, 28 de febrero de 2013

Me bajé un rato

Ya no me acordaba lo  que sentía  al pisar la tierra húmeda. Bajé ayer un rato, descalza, como siempre. Lloré como una niña.

Ayer me soporté bien. Anduve en la madrugada, como cuando una se escapa del cuerpo mientras duerme. Me soporté toda la noche, sopor...