viernes, 11 de marzo de 2016



Llámame si es posible cada vez que quieras, llámame en la distancia, llámame cuando creas que el mundo se te hace demasiado voluminoso y creas que miles de cuchillos se clavan en tus hombros. He decidido desde hace tanto que me quedo, que me quedo por ti. (una multitud). En mi sillón de paja con los ojos meditando a veces, y otras, con mi locura que me desea, y cada vez más... (yo también)

De los casos de la vida

Una rémora parecía, a cada paso que daba, la rémora seguía ahí, viviendo de ella, alimentándose de ella, de sus pertenencias, aho...