jueves, 24 de marzo de 2016




Dime qué diluvias y te diré quién eres. Y te vienes y te vas llorando pecados por todos los rincones. ¿Acaso te han dicho que es pecado lo fácil de amar?. Entonces no busques en lugares desiertos de sonrisas y lugares en donde no hay siquiera un muesca de sensualidad. Eres aparatosamente maravilloso en todo lo que concierne al deseo. Por si algún día tienes misericordia de las vanas personas, aquí estoy y me encomiendo…

No quedan más que las sombras de los pájaros debajo del árbol, Con sus débiles alas desplegadas, con sus picos cerrados… No quedan ...