sábado, 25 de mayo de 2013

Callado encuentro

En las desiertas horas de la noche,
en la avanzada madrugada,
las voces que antes estuvieron calladas,
ahora resuenan dentro.
Dime porqué ese callado encuentro zumba en los oídos,
Dime porqué se esconden aquellas ¿acaso la luz sea el impedimento?
En las desiertas horas de la noche,
en la avanzada madrugada,
como un ancla se clavan en mi pecho,
no son besos los suyos, son rogativas,
¿Es que acaso llevan el frío por dentro?
¿A dónde fueron cuando partieron?
Me faltan dedos para tenerlas sostenidas,
para que no lloren...
En las desiertas horas de la noche se mecen en mi almohada ,
se mecen las voces, que por unas  horas duermen sin frío.


La travesía

Éramos unos cien muchachos los que emprendimos el viaje aquella mañana de julio, y aunque llegamos a salvo a puerto después de do...