Seguidores

miércoles, 10 de febrero de 2016






Donde el lugar perfecto, de los lugares,
se halla la clepsidra, ahí en tus manos de agua,
bellas como oro, que a chorros cae como una fuente en mis labios...



Eres música cuando te miro, cuando tú no percibes que te miro. Eres la sangre que corre en mis venas, cuando tú no sabes que lo pienso...