miércoles, 10 de febrero de 2016






Donde el lugar perfecto, de los lugares,
se halla la clepsidra, ahí en tus manos de agua,
bellas como oro, que a chorros cae como una fuente en mis labios...



Ayer me soporté bien. Anduve en la madrugada, como cuando una se escapa del cuerpo mientras duerme. Me soporté toda la noche, sopor...