jueves, 3 de septiembre de 2015


Y sin embargo la parquedad de tus palabras..

cuando me miras ...

se convierten en miles de aplausos,

dardos que se entierran muy adentro, de mí.


No quedan más que las sombras de los pájaros debajo del árbol, Con sus débiles alas desplegadas, con sus picos cerrados… No quedan ...