miércoles, 23 de septiembre de 2015



Creo que los ausentes son los que comen y caminan por las avenidas, los que toman el bus y los que tratan de aniquilarse con espantosos sueños, yo prefiero el delirio, ese que trastoca y revoluciona todo, es como un amante exquisito.

No quedan más que las sombras de los pájaros debajo del árbol, Con sus débiles alas desplegadas, con sus picos cerrados… No quedan ...