miércoles, 23 de septiembre de 2015



Creo que los ausentes son los que comen y caminan por las avenidas, los que toman el bus y los que tratan de aniquilarse con espantosos sueños, yo prefiero el delirio, ese que trastoca y revoluciona todo, es como un amante exquisito.

Que se van yendo cosas y casas y calles.

Ya no se llevan calles estrechas, sin embargo, aún se pueden ver en cualquier ciudad del mundo. Las calles estrechas tienen magia,...