miércoles, 23 de septiembre de 2015



Creo que los ausentes son los que comen y caminan por las avenidas, los que toman el bus y los que tratan de aniquilarse con espantosos sueños, yo prefiero el delirio, ese que trastoca y revoluciona todo, es como un amante exquisito.

De los casos de la vida

Una rémora parecía, a cada paso que daba, la rémora seguía ahí, viviendo de ella, alimentándose de ella, de sus pertenencias, aho...