viernes, 27 de septiembre de 2013

Manzanas azules

La merienda de todos los días, de todas las tardes, ha dejado para siempre el perfume de los  ecos, de aquellas voces cálidas.

No quedan más que las sombras de los pájaros debajo del árbol, Con sus débiles alas desplegadas, con sus picos cerrados… No quedan ...