martes, 24 de septiembre de 2013

Madrugada

 De fondo, Chopin, que envuelve la pequeña tormenta que habita en mí, dándole un poco de sosiego para que  el huracanado pensamiento vuelva a su escondrijo, de siempre.Y el teclado juega cambiando de lugar todas las letras, quizás sean mis ojos que cansados, se resisten.

De los casos de la vida

Una rémora parecía, a cada paso que daba, la rémora seguía ahí, viviendo de ella, alimentándose de ella, de sus pertenencias, aho...