Seguidores

miércoles, 25 de septiembre de 2013

Largo paseo

Caminar entre los laureles supuso ésta tarde un amoroso abrazo de miles de hojas, que cariñosamente secaron dos lágrimas furtivas, que recorrieron en un minuto dos mil días de mi vida.

Caimanes

A nadie importa, importo. Cuando vengo cruzando un jodido mar. Cuando llevo en el vientre una criatura. No importa el hambre de...