viernes, 16 de diciembre de 2011

Manzanila con Anís

Una taza de manzanilla con anís todavía humeante. Fuera en la plaza caminó descalza largo rato.
Se acercó a la playa y el agua cristalina reflejó su silueta y su rostro.-Porqué no me vio si me tenía en sus brazos?, -Se preguntó para sus adentros-

¿Quién salva a los poetas?, a las personas que quieren dejar letras en cualquier rincón, en un folio, en una pared, en el tronco de...