jueves, 7 de enero de 2016



En realidad yo me atengo a las circunstancias y a un golpe de suerte, cuando tú vienes y me gustas y ahí me tienes, borracha de ti, yo reacciono así; por ende, hay muchos quienes prefieren decir: Mis caricias en tu espalda y tus besos ardientes en mi boca.

Hay una vacante

Le atrajo mucho el anuncio, y es que con estos tiempos que corren el mejor de los regalos a mi entender, es tener un empleo. Tomó...